Cancún.- Hoy desde temprano se cerró de manera temporal los tramos de la Torcasita a la Rehoyada sobre la Portillo, y de la Chichén a la Ruta 4 sobre laTulum, motivo por el que decenas de comerciantes de esa zona acudieron al Palacio Municipal, para entrevistarse con la presidenta municipal, Mara Lezama Espinosa, quien prometió interceder y apoyarles en la medida de lo posible, pero les reiteró que la obra y lo que derive de ella es responsabilidad del gobierno estatal.

“Siempre las obras traen conflictos y malestares, todas, las que me digas; como cuando se hizo la Guayacán, hubo escozor, o la Nichupté, igual cuando se remozan los parques”, indicó la edil en entrevista, previo a su reunión con los comerciantes. “Ahorita vamos a hacer unas llamadas a ver si podemos abrir un carril ahí en la Tulum; estamos trabajando de la mano y escuchando a los ciudadanos”.

Ya cuando los comerciantes la abordaron escuchó a detalle todas sus inquietudes, dentro de las que destaca que querían que las obras fueran paulatinas y por etapas, es decir que no se cerraran todas las calles en su totalidad, pues eso nulificará las ventas ya de por sí bajas de los comerciantes de la zona.

La munícipe escuchó sus quejas y reinteró que los ayudará en lo que pueda, intercediendo ante la Secretaría de Obras Públicas del gobierno estatal, que es la instancia responsable de las obras y de lo que se genere por ellas.

ES OBRA DEL GOBIERNO ESTATAL: AGUILAR OSORIO

“Como ya hemos dejado claro en muchas ocasiones, es una obra del Gobierno del Estado; creo que hay que preguntarles a ellos”, respondió ante los cuestionamientos sobre los mismos trabajos el secretario general benitojuarense, Jorge Aguilar Osorio.

Lo que sí aclara es que ellos apoyan con la logística, y que van a intentar apoyar a los comerciantes de El Crucero en la medida de lo posible, tal como lo expuso la alcaldesa. Dice que el descontrol y tráfico puede deberse a que es el primer día, y que revisarán la zona.

“La intención no es molestar a nadie, pero es una obra de remodelación, y siempre que hay una obra hay este tipo de situaciones; estamos en apoyo, pero reitero, esta es una obra del Gobierno del Estado, que depende de William Conrado; bienvenidas sean todas las inversiones que vienen a nuestra ciudad”, puntualizó.

Concluyó diciendo que entienden las inquietudes de los empresarios pero que en toda obra hay afectaciones temporales, que vigilarán que se cumplan los tiempos. Evitó además opinar sobre si se equivocó el Gobierno del Estado en proceder de esta manera que los comerciantes han llamado autoritaria. “Pregunten a la gente o a esos funcionarios”.

Por su parte, Jesús Ángel Salas Cruz, director de Tránsito indicó que hay 26 hombres y cuatro unidades apoyando para que el transporte público y particulares sepan por qué vialidades transitar, luego del cierre de la Tulum y la Portillo por las obras y haya mayor flujo vehicular.

“Hay que ver el lado bueno; cuando esté terminado todo mundo va a querer levantar la mano diciendo que siempre estuvo de acuerdo, aunque ahora no lo esté”, sentenció.