A unas horas de que el Gobierno del Estado asuma por decreto la seguridad del municipio de Solidaridad, esta mañana fue hallado muerto el periodista Francisco Romero, apodado “El Ñacañaca” , en la cabecera municipal, Playa del Carmen.

El hallazgo de un cuerpo sin vida sobre la avenida 115, en el área conocida como “La Moneda”, en la colonia Ejidal de Playa del Carmen, es del dueño de la página informativa “Ocurrió Aquí”, y anteriormente colaborador del portal “Playa News”, de donde, cabe recordar, fueron ultimados dos de sus colaboradores en año pasado.

El cadáver fue encontrado pasadas las 6:00 de la mañana de hoy jueves, en el estacionamiento del Bar “La Gota”, junto a su motocicleta. Hasta el lugar llegaron elementos de la Policía Quintana Roo, pues hay que recordar que desde el 14 de mayo la policía quedó a cargo de Jesús Alberto Capella Ibarra.

Este es el segundo comunicador ejecutado en esta ciudad, luego de que periodista Rubén Pat fuera ejecutado en julio del 2018.

HABÍA SIDO AMENAZADO

Compañeros de Romero aseguraron que el homicidio se perpetró pese a ser portador de un botón de seguridad que el Gobierno Federal le había entregado después de reiteradas amenazas y agresiones.

Hasta el lugar llegaron elementos de la Policía Quintana Roo, que desde ayer miércoles tomaron el control de la seguridad pública y tránsito municipal de forma temporal.

El comunicador presentaba diversos golpes y un impacto de bala. Antes de lanzar su propio portal de noticias de línea roja, “Ñaca Ñaca” había trabajado en el semanario “Playa News”, cuyos principales editores, Rubén Pat y José Guadalupe Chan Dizib, fueron asesinados en 2018. Era portador además de un botón de seguridad como parte del Mecanismo de Protección a Periodistas.

Apenas un mes antes de esta denuncia, el 7 de marzo, los policías municipales de Solidaridad lo detuvieron por decirles “no sean corruptos”, al atestiguar el momento en el que un agente le exigía 500 pesos a una persona para no ser detenida por una falta administrativa.

Los policías municipales lo arrestaron, esposándolo con violencia, como se puede ver en varios testimonios videograbados.

El 11 de abril, denunció en redes sociales haber sido víctima de un levantón por sujetos fuertemente armados, luego de realizar una transmisión en vivo a través del Facebook, donde denunció públicamente las amenazas que estaba recibiendo constantemente al ventilar asuntos de corrupción de policías.

El comunicador denunció que, cuando se dirigía a un hecho de tránsito para hacer su reportaje y al transitar sobre la avenida 100 con calle 34, fue interceptado por tres sujetos que lo amagaron con un revólver para subirlo a la fuerza a una Camioneta tipo Van color Blanca de modelo antiguo.

Después de esa advertencia, de que “para la otra no la contaba”, el 30 de abril este reportero de Playa del Carmen fue víctima de un hackeo a su página, la cual fue desparecida poco antes de que a él lo asesinaran.

Cabe mencionar que Francisco Romero nunca fue reportero o trabajador de alguno de los medios de mayor penetración en la entidad como lo son: Novedades de Quintana Roo, Por Esto, Radio Turquesa o TVCun.

Este homicidio ocurrió horas después de que el gobernador, Carlos Joaquín González tomara la decisión de asumir por decreto el mando de la Dirección de Seguridad Pública en Solidaridad “ante la situación de emergencia que se vive”, lo que de nueva cuenta encendió la situación en este municipio, pues a la par, la alcaldesa Laura Beristain respondió que se trata de “un golpe de estado que de ninguna manera vamos a permitir”.

Esta decisión se tomó para asumir el mando de forma temporal, y con el propósito de reestablecer el orden público y resguardar la seguridad de las personas, según anunció esta tarde en conferencia de prensa.

En un breve mensaje y a unas horas de la balacera en un bar de Playa del Carmen con un saldo de un muerto y 10 heridos, Joaquín González indicó que la decisión la tomó en uso de sus facultades dadas por la Constitución, refrendando su compromiso de actual rigurosamente dentro de la ley.

Al mismo tiempo advirtió que quien desacate el decreto será acreedor de sanciones administrativas, penales y políticas; la última, una clara advertencia de juicio político, toda vez que no está contenida en el decreto mismo.

En tanto que Beristain Navarrete dijo que el decreto del Gobierno del Estado en el que asume las funciones de Seguridad Pública, es un intento de “golpe de estado”, que no permitirán.

Sin dar detalles de si accederán a ceder a la Dirección de Seguridad Pública, acusó a la administración estatal de querer, por cuarta ocasión, arrebatar el gobierno de Solidaridad, constituido por decisión ciudadana en las urnas.

También acusó de pretender violar el estado de derecho y funcionamiento de las instituciones en pleno proceso electoral.

“No vamos a permitir que unos pocos destruyan la paz y tranquilidad de los solidarenses”, ni que pretendan usurpar poderes y asumir funciones que no les competen, indicó,

Este jaloneo entre el gobernador y la alcaldesa inició incluso antes de que ella tomara el poder, pues como presidenta electa denunció que la entonces alcaldesa panista en funciones, Cristina Torres, entregó la seguridad pública al gobierno del Estado, con lo cual se vulneraba la autonomía municipal.

Ya como presidenta municipal, Beristain Navarrete (Morena) recuperó el mando de Seguridad Pública, pese a las constantes advertencias del secretario estatal del ramo, Alberto Capella, quien desde hace meses aseguraba que si la Policía no era entregada, esto se daría por decreto del gobernador… Y lo cumplió.

ResponderResponder a todosReenviar