11 de febrero de 2020.

Cosas de sexo y más

Por @Lolita Madura

Todos los cuentos rosa y los finales felices que nos narraron las películas de Hollywood eran mentira. El matrimonio no es la clave de la felicidad ni si quiera se le parece. El matrimonio según concluyó el sociológo  Zygmunt Bauman, termina siendo un ejercicio de tolerancia, compromiso y responsabilidad. Esto ya lo sabemos, no nos hagamos, es súper difícil mantenerlo siempre y bien. Pero, ¿cómo saber si ella no corrió ya a los brazos de otro para subsanar esas deficiencias que la neta sí te han convertido en un amante aburrido y sin chiste?

1.- Examen de conciencia. La primera forma de saber si te ponen el cuerno o no, es una autoevaluación de tu comportamiento en el matrimonio. Si tu respuesta es: la neta sí me paso de lanza a veces, pues la respuesta es obvia. Sin lugar a dudas, ella se ha dedicado a buscar cariño o sexo, o ambos, en sus reuniones familiares, en internet y hasta en misa. Ya perdió el interés en ti y se abrió a la oportunidad de encontrar un nuevo amor.

2.- Lo que parece es. Si ella se ve rara, se arregla de más, sientes como que sí te está engañando, pero no estás seguro. Pues, mira, hay un dicho que te puede ayudar: lo que parece es. Camina como pato, grazna como pato, nada como pato ¿qué es? Pues obvio es un pato. Si parece que te están poniendo el cuerno. Lo sientes en tu corazón. Pues obvio sí, seguro, te lo pone.

3.- Cambió la clave de su celular.  Su celular ya no está tirado por todos lados en la casa y por ningún motivo lo deja en la mesa ni en sitios donde alguien más lo pueda ver. Recientemente cambió su clave y te echa mirada de puñal cuando te asomas a ver ese mensajito que acaba de llegar. Señor, no sea zonzo, sí le ponen el cuerno.

4.- Se encierra por horas. Entra al baño horas, te dice que tardará mucho porque comió algo que le cayó mal o que está estreñida. Ya te acostumbraste a que ocupa el baño mucho tiempo y cuando le preguntas qué está pasando, ella se molesta y te dice que ella no te cuenta el tiempo de nada… Mira, señor, obvio se la pasa chateando con otro.

5.- Relaciones a distancia. Muchas veces, el cuerno no es físico, sino virtual. Nunca ha visto al amigo con quien habla todos los días, pero invierte muchos minutos o quizás horas, en esa relación a distancia. Tú sabrás si lo tomas como cuerno o no.

6.- Sentimiento de culpa. A veces ella sentirá sentimiento de culpa, pues el otro la hace muy feliz, pero no quiere perder su seguridad y su arraigo contigo, así que de pronto te pide que la invites a cenar y te da besitos y cariñito adicional. No sabes qué pensar. Pues yo te lo diré aquí: sí te está poniendo el cuerno, pero no quiere terminar la relación contigo. Aquello no es definitivo, se la pasa bien, pero ese amante no lo proporciona ninguna certeza.

7.- Retira aplicaciones de su celular. Ya quitó buscar amigos y otras aplicaciones que usabas para saber dónde está. Utilizó el pleito menor para retirar esos programas y la idea de que controles sus movimientos la ponen con los pelos de punta. Ya terminaste por aceptar que no puedes controlarla. Y qué crees, sí va a lugares que salen de tu control.

8.- Poca comunicación. Ya no te manda mensajitos ni te marca por teléfono. Al llegar a casa, ella dialoga poco y se aísla al dormir. Las noches de pasión se redujeron, también los besitos furtivos y a la mejor pasará más de una semana que ni te voltea a ver en la cama. Si está pasando esto, te recomiendo que vayas a una terapia familiar para salvar tu matrimonio, las cosas están saliendo de control.

9.- El perfume. Sospechosamente, ella estrenó perfume. Algunos amantes son muy dados a regalar objetos que ella usa. No sé con certeza qué mecanismo opera en sus mentes. Pero así es. Ella te dirá que lo compró a una amiga o que estaba de descuento en el súper. Mi amigo, duda, siempre duda cuando esto ocurra.

10.- La más dura. Si ella te cuenta la historia del primo de un amigo, te ofrece algunos datos sobre un hombre que no conoces. Significa que no puede parar de pensar en él. Creo que ella está enamorada. La permanencia de ella en el matrimonio contigo dependerá completamente de la certidumbre que han podido crear en esta relación, de los niños que educan, de todos los objetos  que les hacen la vida diaria.

Pero ahí te va el remedio y el trapito. No sufras tanto, el adulterio es antiquísimo, aunque las mamás de antaño lo ocultaban muy bien. La facilidad que nos dan las redes sociales, se han convertido en un instrumento muy recurrido, para las mujeres de hoy, pero poquitísimas relaciones extramaritales prosperan. Lo más seguro es que eso no prospere.

Y hasta aquí la dejamos. Amigos míos, la infidelidad es más frecuente de lo que pensamos.

Si quiere abordar algún tema en particular o me quiere platicar algo, escríbame. Me interesa mucho su opinión. Mientras, viva la vida, sea feliz. cosasdesexoymas@hotmail.com

(Columna exclusiva que aparecerá periódicamente en LA PÁGINA QR)