LA MAYORÍA LO PIDIÓ Y TAJAMAR ESTÁ ABIERTO// Opinión de Rafael Martínez

0
255

Rafael Martínez Cristo

En toda democracia, la opinión de la mayoría es la que impera. Y aun cuando la reapertura del Malecón Tajamar no fue una decisión por la vía democrática, sino a través de un fallo judicial, cabe decir que el mayor número de cancunenses sí se manifestó a favor de que la zona fuera abierta al público para disfrutar del lugar dentro del sano esparcimiento e incluso de la práctica del deporte, la cultura y las artes.

Pero no todo son bombos y platillos, como erróneamente creen los empresarios inmobiliarios y hasta el clero, que ven en ello la oportunidad o un primer paso para sentar sus reales en el lugar, ubicado frente a la plaza Malecón Cancún -o a espaldas de Las Américas-. No, la petición de la mayoría fue que se reabra respetando la zona, sin construcciones y manteniéndola como un pulmón de la ciudad.

Como bien dijo la alcaldesa Mara Lezama: “Malecón Tajamar estará abierto en sus vialidades para que toda la ciudadanía pueda disfrutarlo, se trata de un espacio que llevaba años sin poder ser utilizado en su esplendor natural, se ha logrado una victoria legal contundente que lleva un mensaje positivo…”

Muy bien, sí, pero hasta ahí. Meterse nuevamente en temas de construcción y desarrollo del lugar sólo atizaría el fuego, alimentaría a detractores y culminaría otra vez en tribunales.

Que quede claro: La autorización fue sólo el acceso a las vialidades. Y aquellos que apuntan contra el Gobierno Municipal, habrá que aclarar que éste no tiene absolutamente nada qué ver con los terrenos, ni meterse con la flora y fauna del lugar, sólo con las calles para mantenerlas limpias, así como con la vigilancia y monitoreo del ecosistema por parte de la Dirección de Ecología, es decir, la labor la autoridad no sólo es la apropiada, sino que la realiza con especial cuidado, con pincitas.

El hecho fue que el Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo circuito desechó el recurso de revisión que interpuesto en 2019 era contra un amparo que se presentó para permitir el paso de automóviles en la zona de 60 hectáreas, con lo cual se permite el acceso a la población con vehículos a Malecón Tajamar.

Fue entonces que se dio inicio a las labores de limpieza en la vialidad conocida como “La Rambla”.

Sin embargo, habrá que aclarar que la principal opositora a la apertura de Tajamar, Katerine Ender, no sólo no ha actuado de mala fe, sino que ha hecho una labor de acuerdo a principios y valores bien fundamentados, por lo que está en su derecho de agotar -como lo advirtió- otros recursos legales sobre estos predios que desde 2015 están en la mira nacional por las afectaciones de flora y fauna que tuvieron.

Y decimos que sus valores están bien fundamentados, pues cabe recordar que hace cuatro años una inmobiliaria, con apoyo de Fonatur, devastó 60 hectáreas de manglar en esta zona, por lo que la organización civil Salvemos Manglar Tajamar y Grupo GEMA denunciaron ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) la tala y remoción del mangle con maquinaria pesada.

La decisión de los ambientalistas fue la acertada en su momento; pero ya han pasado años y hay cuestiones aun en litigio.

Lo cierto es que hoy la gente pidió que se reabriera y esa fue la decisión. No hay problema ni diferencia que no se pueda solucionar, arreglar a fondo con buena voluntad, con acuerdos y diálogo. Ahora hay que tener especial cuidado en la zona, eso no está a discusión.

Y la alcaldesa Mara Lezama está abierta a ambas cosas: Al diálogo y al cuidado de Tajamar Cancún, del lugar que debe ser para el disfrute del cancunense, siempre con el más pleno respeto al medio ambiente.

Este fue un logro de la ciudadanía…Y vaya que fue histórico ¡Bien por Cancún!