Rafael Martínez Cristo

Cuando una autoridad, en cualquiera de los órdenes de gobierno, tiene la firme intención de hacer bien las cosas, de trabajar, de buscar mejoras reales para la comunidad y proporcionar obras y servicios de calidad, no hace falta más que asumir su responsabilidad con decisión y respeto, laborar con ahínco, con creatividad y con liderazgo.

Y es que en este país son contadas las autoridades que eligen hacer las cosas bien, sin endeudar las arcas ni justificarse por errores otros, siempre con el firme compromiso de servir y no de servirse.

En esta cortísima lista, hoy en Quintana Roo vemos con gusto y hasta con asombro que existe un gobierno responsable, que busca todos los días dar solución a los problemas y mejorar las condiciones del lugar y de su gente.

Se trata sin dudas de Puerto Morelos, un municipio que hasta hace cuatro años era una delegación de Benito Juárez, tratada ésta como “el patio trasero”, siempre abandonada, desdeñada, llena de rezagos, a pesar de sus bellezas naturales y el más amplio potencial.

Hoy Puerto Morelos es otro: Dejó de vivir a la sombra de Cancún. Hoy Puerto Morelos tiene luz propia. Hoy Puerto Morelos es una realidad y se presenta ante el turismo mundial con independencia, con finanzas sanas y con las mayores expectativas a corto, mediano y largo plazos. Y hoy (6 de enero) Puerto Morelos festeja cuatro años como municipio limpio, armónico y pujante.

El gobierno municipal, presidido por Laura Fernández, es el más nítido ejemplo de que con poco se puede hacer mucho. De que con ganas de trabajar, con disciplina y en equipo, el avance se da todos los días, sin mirar atrás, con resultados palpables, tangibles, a la vista de su gente y del visitante.

Puerto Morelos llega a su cuarto año de vida como municipio con una transformación ejemplar en diversos rubros, y con motivo de este aniversario se llevará a cabo la IV Sesión Solemne de Cabildo en el parque principal del Casco Antiguo, declarado recinto oficial.

“Tenemos mucho para celebrar, porque somos el municipio más joven de Quintana Roo que ha logrado convertirse en referente estatal, nacional e internacional en diversos temas, como es la atención integral al fenómeno del sargazo y el posicionamiento turístico que hemos alcanzado en este lapso tan corto de vida”, indicó la Presidenta Municipal.

Y claro que hay mucho qué celebrar pues el municipio registra un crecimiento ordenado y con planeación, apegado a lineamientos de sostenibilidad que permiten garantizar la protección de las riquezas naturales que caracterizan a esta comunidad, construyendo un presente lleno de igualdad de oportunidades para todos y con un futuro promisorio para las nuevas generaciones.

A pesar de sus cuatro años de vida como municipio, Puerto Morelos es una comunidad con más de un siglo de historia, en la que mujeres y hombres han forjado su propia identidad. Esas décadas de esfuerzos hoy se han visto recompensadas con obras de gran beneficio que brindan mayor calidad de vida y bienestar para las familias.

Entre los proyectos que se convirtieron en realidad podemos mencionar la construcción de concreto hidráulico en el primer cuadro de la comunidad de Leona Vicario y en el Casco Antiguo de la cabecera municipal, que transformaron la imagen urbana.

Asimismo la introducción de drenaje sanitario en la cabecera municipal, para abatir el rezago que acarreaba Puerto Morelos en este rubro, y con ello dejar de contaminar los ecosistemas, además de la nueva red de alumbrado público en todo el municipio, rehabilitación de los parques y las unidades deportivas, pavimentación de calles y avenidas, y la ejemplar lucha contra el arribo masivo de sargazo.

Cierto es que falta mucho por hacer, pero eso no arredra a este gobierno municipal ni a su presidenta, por el contrario, lo compromete y le da fuerza para seguir hacia adelante, con las mismas ganas y con el amor a este el onceavo municipio.

Enhorabuena