REMODELACIÓN DEL CASCO ANTIGUO DE PUERTO MORELOS, UNA INVERSIÓN INTELIGENTE// Opinión de Rafael Martínez Cristo

0
1512

Rafael Martínez Cristo

Dicen que ahorrar no es guardar, sino saber gastar. Y en el caso de la inversión que hará el gobierno de Laura Fernández con la remodelación del Casco Antiguo de Puerto Morelos es el más claro ejemplo del saber colocar los recursos para generar más economía, más trabajo y más bienestar para la población, sin descuidar compromisos y sin endeudar las arcas.

La ecuación es sencilla: Puerto Morelos es ya una realidad, es una ciudad en franco desarrollo y es un destino turístico importante en la entidad y a nivel nacional. Es, pues, un municipio que busca más turismo que genere más derrama económica, y el hecho de embellecer el punto medular de esta ciudad -como es el Casco Antiguo- es un acierto, al buscar atraer más visitantes que producirán dinero, es decir, recursos que serán invertidos para agilizar las obras y servicios en beneficio de los portomorelenses.

Laura Fernández está consciente que, si bien se ha logrado avanzar a pasos agigantados en un lugar que permaneció siempre en el abandono, a la sombra de Cancún, aún falta mucho por hacer y más en una ciudad creciente que día a día demanda más infraestructura urbana.

Pero ¿cómo lograrlo? ¿Cómo cubrir los pendientes -obras, servicios y mantenimiento- y estar a la par del crecimiento? Pues invirtiendo en su principal activo que es el turismo, a fin de que esta actividad se encargue de generar recursos que ayuden a cubrir más obras con mayor celeridad y a la vez brinde empleo a su población, lo que se convierte en bienestar.

Por eso, la decisión está bien pensada, porque entonces no se trata de un gasto, sino de una inversión que atraerá más turismo, más entrada de capitales, más empleo, y sobre todo, generará los recursos necesarios para hacer frente de una manera más ágil a los requerimientos que están en agenda diaria del gobierno municipal.

Eso es saber priorizar, tener visión y pleno conocimiento de la economía.

Hoy lo indispensable es atraer a los millones de turistas que pasan por la carretera Cancún-Tulum, llamar la atención de inversionistas, generar más economía y empleo, para entonces crear más obra de la proyectada en la zona urbana, cuyos trabajos, cabe decir, no se han dejado ni se dejarán de realizar. Ese es el compromiso y está a la vista de todos.

Es pues un ganar-ganar, sin comprometer la economía municipal ni la ejecución de obras y servicios necesarios en esta pujante ciudad. Laura Fernández y su gobierno así lo entienden y así lo ejecutan, de manera responsable, impecable.

Puerto Morelos no debe caer en errores cometidos por otros destinos turísticos, por ciudades cuyos gobiernos han descuidado su imagen, siendo ésta una parte toral para atraer visitantes, generar recursos y trabajo para su gente.

El más claro ejemplo del riesgo que se corre si no se atiende la imagen sería Cancún, cuyas autoridades descuidaron durante décadas el primer cuadro de la ciudad, a tal grado que hoy luce marchito, abandonado, con avenidas completas que hace años fueron bellas, llenas de visitantes, y ahora sólo se ven comercios cerrados, grafiteados, inseguros. Sin turismo ni derrama económica.

El proyecto en Puerto Morelos es mantener la uniformidad en la imagen urbana de la zona turística y con énfasis en el concepto de pueblo con encanto, pueblo caribeño que reflejará la construcción y equipamiento de plaza cívica y andador peatonal en el Casco Antiguo.

Con ello, la zona va a ganar amplitud y se va a respetar toda la flora nativa, manteniendo la presencia de los artesanos y la promoción a la cultura y las artes.

Punto importante es que el sitio de taxis se va a respetar con el ordenamiento correcto, ya que en la remodelación se tiene considerado un lugar para los transportistas del Sindicato de Taxis “César Martín Rosado” priorizando la movilidad para los ciudadanos y turistas.

Ya en la primera etapa se realizaron los trabajos para colocar el cableado subterráneo, por lo que ahora se trabajará en hacer las adecuaciones para tener una mejor “puerta al mar”. La segunda fase de la remodelación del Casco Antiguo de Puerto Morelos, permitirá dar una mejor imagen urbana a los turistas y crear un lugar de esparcimiento para los ciudadanos.

El gobierno de Laura Fernández se ha caracterizado por abrir las puertas, por escuchar a su gente y prueba de ello es que las autoridades municipales se han reunido con los empresarios y locatarios que se encuentran en los alrededores del Casco Antiguo para hablar del proyecto y los beneficios que se tendrán. Y sin dudarlo, ellos lo han palomeado.

La obra tendrá una duración de dos meses y medio, y se tratará de afectar lo menos posible a los habitantes de Puerto Morelos durante este lapso. Es una inversión inteligente que además no dejará deuda.

Puerto Morelos es el municipio más joven del estado y su desarrollo se está llevando a pincel, con especial cuidado y sobre todo, con responsabilidad y con un alto sentido social.